Follow Me

no
no

[Opinión] Insert Coin, el primer bar gamer de Santiago, ¿logro desbloqueado o game over?

Artículo de opinión.
Los comentarios y opiniones aquí expresados son de exclusiva responsabilidad de quien los emite y no representan necesariamente el pensamiento de MUNEQ.

Cuando nos invitaron a la fiesta de lanzamiento, hicieron lo posible por reducir nuestras expectativas. “Es un bar inspirado en la cultura gamer, pero no esperen mucho de eso”. Yo no sé si la PR quería darnos una sorpresa o no estaba al tanto, pero es justamente lo que vivimos: el lugar que aquellos que partimos con Mario Bros. 3 o un Sonic hace ya más de 20 años veníamos esperando desde siempre.
Sólo con llegar nos llaman a sacar nuestro espíritu jugón al descubierto: la fachada del lugar está pintada con figuras de Mega Man, Street Fighter y muchos otros clásicos; los interiores tienen afiches y dibujos de Solid Snake y otros héroes más modernos. No hay momento para recordarlos a todos, nos dejamos llevar de inmediato por el ambiente.
El bar Insert Coin funciona principalmente de la siguiente manera: en vez de mesas, los comensales se sientan alrededor de un boot consistente de un sillón para dos personas, dos butacas individuales, una mesa de centro baja,un televisor de pantalla plana y una consola. Mientras nos acomodamos en este acertado living, el mesero trae la carta y nos pregunta qué juegos queremos jugar; sí, el jugar es parte del concepto de atención del bar, no hay cobros extra por usar tal o cual consola o cambiar de juego, incluso, podemos llevar nuestros propios discos o cartuchos...

*Fotos de Instagram con el hashtag #InsertCoinBar

¿Perdón, dijo cartucho? Sí, señor. Al momento de nuestra visita, el lugar contaba no sólo con las consolas actuales, Playstation 3, Xbox 360WiiUsi no además con un agradable número de Nintendo64 y hasta un Súper Nintendo (SNES, para los más ñoños); también incluía flippers y máquinas de arcade, aunque éstos funcionan con monedas de $100.
La carta, asimismo, es parte integral de la magia del local. Comer una hamburguesa Mario, bastante equilibrada, un sándwich Yoshi, para las lolas más light, o incluso una Wario, para monstruos come-grasa como uno, son un detalle divertido, más aún si las unimos a tragos ingeniosos como el Donkey Kong, un cóctel tropical en base a licor de coco, o las engañosas pociones de maná o vida, para dos personas. Por supuesto que también hay clásicos, como la piscola o cerveza artesanal (binger en este caso); pero, sinceramente, ¿quién los va a preferir ante estas hermosas opciones?
Un factor clave en un lugar como éste es el enfoque del bar. Evidentemente, a muchos les puede intimidar que el bar sea una guarida insufrible de adictos a los videojuegos y aleje inmediatamente a los que no sean miembros a tiempo completo de esta sub-cultura urbana. Sabiamente, los dueños de Insert Coin han optado por hacerlo un establecimiento lo más incluyente posible, lo que se refleja en que los nombres y decoraciones sean de reconocimiento más o menos universal y en que todos los juegos disponibles en las consolas sean para dos o más jugadores. Es decir, se puede ir con un amigo y las parejas respectivas sin necesariamente alienarlas; el bar no pierde de vista su origen y sigue siendo un lugar para socializar y divertirse.
Todo está bien cuidado y diseñado, hecho con cariño y preocupación por personas que saben bien del tema, aunque, naturalmente, hay espacio para mejoras. Entre la pequeña capacidad de 120 personas de los dos pisos de este bar y la enorme expectación que ha generado, es frecuente ver una fila de espera fuera del local; ya adentro, algunas personas se han quejado de tiempos de espera muy largos por una cerveza o tabla para picar, pero son cosas que con el rodaje se irán subsanando, esperamos.
¿Precios? Ni tan tan, ni muy muy. Cuatro tragos temáticos pueden salir $11.000, entre un Donkey Kong, una poción de vida y un shot de X-Buster (¡X-Buster! ¡Qué genialidad!), y dos sándwiches pueden salir unos 10 mil pesos más, aunque lo valen por su contundencia y originalidad. Son precios más bien estándar para el sector, sin estridencias, lo que junto a la carta de consolas revelan que el público objetivo son los profesionales jóvenes de entre 25 y 35 años.
En resumidas cuentas, Insert Coin Bar es aquel tipo de lugar que puede generar dos tipos de reacciones en uno, ya sea “¡Que buenísima idea, por fin alguien lo hizo!” o “¿Cómo no se me ocurrió a mí hacerlo antes?”. Recomendable a todos aquellos que tengan su espíritu lúdico aún despierto.





Fernando Retamales, traductor inglés japonés de WANDERLUST traductores.
previous article
Entrada más reciente
next article
Entrada antigua



Publicar un comentario

no